En Andolina las familias somos una parte muy importante del colegio. Nos articulamos en forma de cooperativa, por lo que nos involucramos a diferentes niveles, fomentando de este modo el trabajo en equipo y el apoyo mutuo.

Partiendo de esta forma de organizarnos, una de las opciones de colaboración de padres y madres es elaborando materiales para el cole, siempre bajo la supervisión del equipo docente, que decide todo lo que será necesario para el curso y valora la posibilidad de fabricar en lugar de comprar.

De este modo surge la necesidad de un calendario perpetuo y se decide en este caso “fabricarlo”. Nos hemos inspirado en un calendario Waldorf y los materiales que hemos necesitado son los siguientes:

  • Estante giratorio, que podemos encontrar en Ikea.
  • Salvamanteles de corcho, también lo encontramos en Ikea.
  • 31 cuentas o bolas de madera, que podemos encontrar en un bazar, papelería o tienda de manualidades.
  • 31 tapones de botellas (todos del mismo tamaño, en este caso son de agua).
  • 1 bol o  cuenco pequeño (para guardar las cuentas de madera).
  • 12 muñecas de madera, sin pintar. Las encontramos fácilmente en internet (cada una de ellas representará un mes).

También vamos a necesitar:

  • Témperas o pinturas acrílicas.
  • Rotulador permanente.
  • Pincel.
  • Pistola de silicona y silicona.
  • Círculos autoadhesivos de velcro. Fácilmente los encontramos en internet.

Lo primero que haremos será pintar las muñecas. Aquí os dejamos los colores y con qué estación del año se corresponden.

En el centro del estante giratorio vamos a colocar el salvamanteles de corcho (previamente lo hemos dividido en cuatro partes iguales que dejaremos marcadas con lápiz). A su alrededor colocaremos las muñecas. Hemos de tener presente que cada porción del salvamanteles ocupa aproximadamente una estación. Por lo tanto, 3 muñecas las pegaremos con los círculos autoadhesivos de velcro. Aquí os dejamos una foto.

Cuando ya tengamos todas las muñecas ubicadas, con el rotulador permanente iremos escribiendo los meses del año. Si os equivocais podéis borrarlo con alcohol.

Calentamos la pistola de silicona para pegar los tapones de plástico en el borde del estante giratorio. Antes de pegarlos definitivamente los colocaremos para ubicarlos.

Dentro de los tapones tendremos que poner números del 1 al 31, representando los días que pueden tener los meses (28, 29, 30 o 31).

Os dejo aquí la plantilla, para que solamente haya que imprimirla. Es aconsejable plastificarla. Recortar los números y los pegamos en el interior de los tapones con silicona.

Ahora solamente nos queda la parte más creativa del proyecto del calendario de inspiración Waldorf. En el salvamanteles de corcho, pintaremos las estaciones en cada una de las cuatro porciones en las que lo hemos dividido. Nosotros hemos optado por un árbol que va cambiando según sea primavera (con flores), verano (con hojas verdes), otoño (hojas marrones)  o invierno (con nieve).

Con un cúter o cuchillo que corte bien, partiremos en 4 partes el corcho, respetando las estaciones. Una vez cortado, hemos pintado los bordes y la parte de abajo también. Los pegamos a la tabla con un círculo autoadhesivo cada uno.

Podemos completarlo con unas monedas de madera (que podemos encontrar fácilmente en internet) y pintarlas con dibujos o motivos que sean representativos de las estaciones (un sol, hoja, flor, muñeco de nieve…).

Y ya tenéis el calendario perpetuo de inspiración Waldorf terminado y listo para disfrutar con los niños y las niñas.

Nosotros ya lo estamos utilizando en el cole en la asamblea de bienvenida, para decir el mes y el día en el que nos encontramos. Ha sido todo un éxito.

Leave A Comment

Pin It on Pinterest